Un cuento chino: significado y usos coloquiales.

Hace unos meses se estrenó la comedia argentina “Un cuento chino” del director Sebastián Borensztein y su título me hizo recordar el amplio uso coloquial que tiene esta expresión en Cuba y en el lenguaje conversacional de España, Argentina, Chile, Panamá, Costa Rica y Perú.

Un cuento chino se define por la RAE como embuste, mentira disfrazada de artificios, pero vale aclarar que no se trata de un engaño simple o evidente, sino de una mentira disimulada, ingeniosa, encajada dentro de una historia fantástica o de dudosa veracidad. Esta diferenciación viene dada por la palabra cuento, del lat. computus: contar, calcular, que derivó en relatar sucesos y luego en fabulación.

Hay otras palabras que coloquialmente tienen similar significado a un cuento chino. En España y Honduras trola (del ant. hadrolla o fadrolla, adrolla) significa mentira o falsedad (RAE) referida en forma de historia, y trolero es quien dice la trola. En Argentina y también en España no me cuentes milongas o no me vengas con milongas es como decir no me vengas con cuentos, con habladurías o inventos para justificar o enmascarar una mentira.

Haciendo honor a la definición de cuento, un cuento chino tiene diferentes historias sobre sus orígenes, derivadas del contexto y la época donde se utilizaba esta locución. Algunos dicen que es una frase que acuñaron irónicamente los romanos a consecuencia del libro y las narraciones orales que se difundieron después de los viajes de Marco Polo (1254-1324). El mercader veneciano fue de los primeros en explorar la llamada posteriormente ruta de la seda y en contar la experiencia de sus viajes por el extremo oriente a través de El  libro de las Maravillas (dictado por Marco Polo al escritor Rustichello da Pisa mientras compartían celda allá por el año 1298). Además de ser un manual medieval detallado para comerciantes y exploradores, la obra narra con gran fascinación y entusiasmo todos los descubrimientos que hizo el aventurero veneciano en sus estadías por China, India, Japón y otras regiones escasamente conocidas.

Las descripciones que aparecen en El libro de las Maravillas (que hasta 1503 no se editó en castellano) sobre animales raros, especias de sabores extraños como la pimienta y el gengibre, lenguas y etnias desconocidas, las encarnizadas conquistas de los reinos, la diversidad de costumbres y creencias religiosas, los jardines y las flores exóticas, el descomunal palacio de oro y plata del emperador mongol Kublai Kahn al que Marco Polo sirvió durante 17 años… hicieron que esa narración épica y fabulosa de la región asiática, tan insólita e inaccesible para la europa occidental de la época, resultara poco creíble o irreal; de ahí que se catalogaran muchos de estos pasajes como un cuento chino para restarle credibilidad a estas crónicas (en las que no faltaba la ficción literaria y la poesía) y poner en duda la veracidad de los descubrimientos geográficos de Marco Polo.

La cultura popular cubana (y no hay dudas de que a los cubanos les encanta fabular) recoge por su parte, que un cuento chino surgió a raíz de la emigración de chinos hacia Cuba, procedentes fundamentalmente del sur, en 1847. (Aunque esta versión es muy posterior a la anterior, sí indica la apropiación coloquial que los cubanos hacen de esta frase). La sacarocracia española, debido a la presión internacional que le exigía abolir la esclavitud y a la persecusión que estaba haciendo Inglaterra de los barcos dedicados a la trata negrera, explora en China una alternativa de mano de obra barata. En el puerto de Amoy (hoy Xiamén) logran ilusionar a muchísimos chinos llamados culíes (palabra que según el Diccionario Inglés de Oxford se comenzó a utilizar a mediados del S. XVII y proviene del urdu* qulí, que significa, jornalero) con un contrato donde se les prometía comida, ropa, alojamiento y un salario de cuatro pesos al mes a cambio de su trabajo en el cultivo y la producción azucarera.

La hambruna que estaban sufriendo los chinos en ese momento les inspiraba a creer y aventurarse sin desconfiar de un convenio escrito en español cuya “letra pequeña” decía que todos los gastos de alquiler y comida se les descontarían de su salario, que al llegar tampoco fue de cantidad prometida en el puerto de embarque. Los chinos (hasta 1874 cuando se prohibió la contratación de culíes) arribaron a Cuba y a otras regiones de América para trabajar como esclavos, recibir castigos inhumanos y endeudarse por tiempo indefinido.

Los primeros 200 y luego las sucesivas importanciones de chinos que llegaron al puerto de Regla, en La Habana, fueron engañados, engatusados, estafados; víctimas de “un cuento chino” que le costó la vida a muchos inmigrantes que solo encontraron en el suicidio la liberación y el camino de retorno. De esta trágica realidad trascendió en Cuba hasta la actualidad, la expresión eso es un cuento chino, para definir coloquialmente, una mentira disimulada con promesas y palabras vanas.

*Urdu: lengua hablada principalmente en la India y Pakistán.

Anuncios

Acerca de Ana Mercedes Urrutia

Licenciada en Letras por la Universidad Central de Las Villas, Cuba. Curiosa observadora del lenguaje y sus usos regionales. Me fascinan las palabras, sus etimologías y esas interrelaciones armónicas que son los libros.
Esta entrada fue publicada en Lenguaje coloquial en Cuba, Lenguaje coloquial en España, Lenguaje coloquial en países de habla hispana y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Un cuento chino: significado y usos coloquiales.

  1. Pilar dijo:

    Las palabras “trola” , “trolero”, “troleiro” se utilizan especialmente en Galicia, nunca las he oído en otros puntos de España. Siempre pensé que eran gallego…
    He descubierto hoy el blog y me ha gustado mucho.

  2. Andie dijo:

    Tu blog esta excelente!!! Gracias por tu trabajo

  3. Armando Garrido dijo:

    En el primer párrafo usted menciona a siete países y no se si se le olvidó o simplemente lo desconoces, pero en República Dominicana también se usa la expresión ‘cuento chino’, especialmente en la región del Cibao. Tiene el mismo significado también.

  4. Brigitte dijo:

    Cuento chino, con el mismo significado de mentira ingeniosa, existe y se usa también en Colombia. Interesantísimo blog!

  5. Johana dijo:

    Qué interesante tú página, me ha gustado mucho!. En Argentina, la palabra “trola” hace referencia a la mujer fácil, que va de hombre en hombre: “Esa mina es una trola”.

  6. Me resulta super interesante tu investigacion y divulgacion.Tu pagina satisface mi curiosidad.

  7. kamx dijo:

    En Venezuela también se suele usar la expresión “cuento chino” para expresar algo inverosímil…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s