¿Cuál es tu palabra favorita?

El próximo 18 de junio el Instituto Cervantes celebra la tercera edición de “El día E”, un homenaje al español, que se ha convertido ya, con 500 millones de hispanohablantes, en el segundo idioma más hablado del mundo. Este año han puesto a votación, de forma on line, 32 palabras del español elegidas por personalidades de la cultura, la ciencia, la economía y el deporte, entre ellas: Vargas Llosa, Isabel Allende  y Alicia Alonso. El próximo 30 de mayo desvelarán quién se esconde detrás de cada una (algunas son perfectamente predecibles), y cuál ha sido la más votada por los internautas.

¿Cómo elegir una sola palabra entre más de 280 000 vocablos que existen en el español? Es cierto que hay palabras que tienen preferencia indiscutible, palabras imprescindibles, inconmensurables por el sentido que alcanzan, esas palabras que implican sentimientos, afectos, actitud moral… palabras que en español suenan a amor, amistad, libertad, belleza, espíritu, lealtad… y que no se llegan a entender completamente hasta que el aprendizaje de la lengua española se completa con la experiencia vital, palabras que se describen en todos los  idiomas y gozan de una preferencia ontológica y universal.

Pero hay también palabras más comunes que al hacerlas propias se hacen más hondas, vocablos que trascienden los significados del diccionario. Ese es el caso de una de las palabras que amo “complicidad“, una palabra que se llena con el uso, su “otro” significado, el que va más allá de la RAE, tiene una extensión íntima y personal, absorve en sí misma buena parte de esas palabras fundamentales en la vida del idioma español: amor, secreto, libertad, amistad, misterio, sensibilidad… su fonética hasta me suena a susurro y la siento como esa conexión fiel y atemporal que te une a algo o a alguien para siempre.

Leer es sin duda uno de los gestos más cómplice. Compartir las mismas lecturas te conecta de manera esencial con algunas personas. Crear literatura es, sin lugar a dudas, el mayor homenaje a nuestra lengua; Borges lo sabía muy bien, desconfiaba de las páginas en blanco e imaginaba que el paraíso era una biblioteca. Agradezco a los escritores y traductores el patrimonio literario que han puesto en nuestras manos; los libros existen para cambiarnos la vida y dar herramientas a nuestra alma para sobrevivir.

Aquí puedes votar, entre estas 32, por tu palabra favorita. Honremos al español pensando, hablando, escribiendo, leyendo, o simplemente, compartiendo títulos o fragmentos de libros que nunca llegan a aburrirnos.

Anuncios

Acerca de Ana Mercedes Urrutia

Licenciada en Letras por la Universidad Central de Las Villas, Cuba. Curiosa observadora del lenguaje y sus usos regionales. Me fascinan las palabras, sus etimologías y esas interrelaciones armónicas que son los libros.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s