Cotillear vs chismear, chivar vs chivatear: usos regionales del español

No hay grandes conflictos entre los significados de estos dos verbos, su uso dependerá del lugar donde se utilice. En Cuba será chismear, y en España cotillear, o lo que es lo mismo, chismorrear, llevar y traer chismes: noticias reales o imaginarias de dudosas intenciones.

Al cotilleo se le llama también coloquialmente en España marujeo  por la relación que tiene con las “marujas”: amas de casa de bajo nivel cultural.

Hay ligeros matices entre cotillear y chismear. Cotillear aparenta ser más fino, más permisible y social, la prensa rosa y la televisión del cotilleo han expandido el término y le han dado cierta autoridad pública pese a que algunas publicaciones y programas exhiban lo más bajo del ser humano.

Chismear, por su parte, es más popular y vecinal. (El “big brother” que es el gobierno cubano supo aprovechar el gusto de los cubanos por el chisme para institucionalizarlo en los barrios y hacer creer que dar cuenta sobre la vida de los demás es un derecho y un deber).

El chisme tiene un matiz negativo, no es lo mismo que te llamen cotilla a que te llamen chismoso, en esta última calificación se desliza una cierta intención de hacer daño a alguien, de albergar malas intenciones a la hora de contar un chisme, aunque el cotilleo tampoco se libra de la maledicencia humana.

Convertir el chisme en espionaje es ilegal, una cosa es comentar lo que hace el vecino y otra cosa es montarle una vigilancia oficial para chivar: delatar o chivatear momentos que pertenecen a la vida privada. Los mismos paparazzis, verdaderos profesionales del espionaje a famosos, se mueven en los límites de la legalidad.

En esta relación de palabras nos topamos con chivatear: delatar, acusar, hacer de chivato (también se dice así en Colombia y Puerto Rico)*. Sin embargo en España no se usa chivatear sino chivar: irse de la lengua o decir algo que perjudica a otra persona.

En Cuba chivar significa coloquialmente: fastidiar, molestar:  no me chives más quiere decir no me incordies más (igual en América Central, Puerto Rico y Chile)*.

El chisme y el cotilleo devienen en trola, “bola” para los cubanos, o sea, en rumor, bulo, esos comentarios que se extienden como la pólvora hasta que se desmienten o se agotan por falta de interés.

Algunos afirman que chismear o cotillear hasta libera el estrés en las mujeres, pero creo firmemente, que el cotilleo y el chocolate nos gusta a todos ¿Qué es facebook, sino síntoma de que el cotilleo y el chisme es universal?

* Diccionario de las coincidencias léxicas entre el español de Canarias y el español de América. Cristóbal Corrales y Dolores Corbella.

Anuncios

Acerca de Ana Mercedes Urrutia

Licenciada en Letras por la Universidad Central de Las Villas, Cuba. Curiosa observadora del lenguaje y sus usos regionales. Me fascinan las palabras, sus etimologías y esas interrelaciones armónicas que son los libros.
Esta entrada fue publicada en Lenguaje coloquial en Cuba, Lenguaje coloquial en España y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s